Con el Tiempo te das Cuenta…

 

Después de un tiempo, uno aprende la sutil diferencia
entre sostener una mano y encadenar un alma.

Y uno aprende que el amor no significa acostarse,
y que una compañía no significa seguridad,
y uno empieza a aprender…

Que los besos no son contratos y los regalos no son promesas,
y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos,
y uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy,
porque el terreno de mañana es demasiado inseguro para planes…
y los futuros tienen su forma de caerse por la mitad.

Y uno aprende que si es demasiado hasta el calor del sol puede quemar.
Así que uno planta su propio jardín y decora su propia alma,
en lugar de que alguien le traiga flores.
Y uno aprende que realmente puede aguantar,
que uno es realmente fuerte,
que uno realmente vale,
y uno aprende y aprende… y así cada día.

Con el tiempo aprendes que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro,
significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado.

Con el tiempo comprendes que sólo quien es capaz de amarte con tus defectos
y sin pretender cambiarte puede brindarte toda la felicidad.

Con el tiempo aprendes que si estás con una persona sólo por acompañar tu soledad,
irremediablemente acabarás no deseando volver a verla.

Con el tiempo aprendes que los verdaderos amigos son contados
y quien no lucha por ellos, tarde o temprano,
se verá rodeado sólo de falsas amistades.

Con el tiempo aprendes que las palabras dichas en
momentos de ira siguen hiriendo durante toda la vida.

Con el tiempo aprendes que disculpar cualquiera lo hace,
pero perdonar es atributo sólo de almas grandes.

Con el tiempo comprendes que si has herido a un amigo
duramente es muy probable que la amistad nunca sea igual.

Con el tiempo te das cuenta que aún siendo feliz con tus amigos,
lloras por aquellos que dejaste ir.

Con el tiempo te das cuenta de que cada experiencia vivida,
con cada persona, es irrepetible.

Con el tiempo te das cuenta que el que humilla o desprecia a un
ser humano, tarde o temprano sufrirá multiplicadas las mismas
humillaciones o desprecios.

Con el tiempo aprendes a construir todos tus caminos en el hoy,
porque el sendero del mañana no existe.

Con el tiempo comprendes que apresurar las cosas y forzarlas
a que pasen ocasiona que al final no sean como esperabas.

Con el tiempo te das cuenta de que en realidad lo mejor no era el futuro,
sino el momento que estabas viviendo justo en ese instante.

Con el tiempo verás que aunque seas feliz con los que
están a tu lado, añorarás a los que se marcharon.

Con el tiempo aprenderás a perdonar o pedir perdón, decir que amas,
decir que extrañas, decir que necesitas, decir que quieres ser amigo,
pues ante una tumba, ya no tiene sentido.
Pero desafortunadamente, sólo con el tiempo…”

Con el tiempo… aprenderás la diferencia entre dar la mano y socorrer
a alguien, aprenderás que amar no significa apoyarse y
que compañía no siempre significa seguridad.

Comenzarás a aceptar tus derrotas con la cabeza erguida
y la mirada al frente, con la gracia de un niño
y no con la tristeza de un adulto y aprenderás a construir
todos tus caminos sobre el presente, sabiendo que el terreno de mañana
es incierto para los proyectos y el futuro tiene la costumbre de caer en el vacío.

Con el tiempo… aprenderás que el sol quema si te expones demasiado,
y aceptarás que incluso las buenas personas pueden herirte
alguna vez y que sólo necesitas perdonarlas…

Aprenderás que compartir puede aliviar los dolores del alma.
Descubrirás que se tarda años en construir la confianza y apenas
unos segundos en destruirla y que tú también puedes hacer cosas
de las que te arrepentirás el resto de la vida.

Aprenderás que las nuevas amistades continúan creciendo a pesar
de las distancias, y que no importa qué es lo que tienes,
sino a quien tienes en la vida, y que los buenos
amigos son la familia que nos permitimos elegir.

Aprenderás que no tenemos que cambiar de amigos,
si estamos dispuestos a aceptar que los amigos cambian.

Te darás cuenta de que puedes pasar buenos momentos con tu mejor amigo
haciendo cualquier cosa o simplemente nada,
sólo por el placer de disfrutar su compañía.

Con el tiempo… descubrirás que muchas veces no acabas de apreciar a las personas
que más te importan y por eso tendrás que aprender a decirles que las amas…
nunca podemos estar seguros de cuando será la ultima vez que las veamos.

Aprenderás que las circunstancias y el ambiente que nos rodea tienen
influencia sobre nosotros, pero finalmente somos nosotros
los únicos responsables de nuestras decisiones y actos.

Con el tiempo… aprenderás que no nos debemos comparar con los demás,
que sus vidas y sus virtudes sólo deben servirnos de inspiración.

Descubrirás que se necesita mucho tiempo para llegar a ser la persona
que quieres ser y que el tiempo es corto.

Aprenderás que si no controlas tus actos ellos te controlarán a ti,
y que ser flexible no significa ser débil o no tener personalidad,
porque no importa cuán delicada y frágil sea una situación:
siempre existen dos lados, dos posturas, dos mentalidades.

Aprenderás que héroes son las personas que hicieron lo que era necesario,
enfrentando las consecuencias y que la paciencia sólo se adquiere con mucha práctica.

Descubrirás que algunas veces, la persona que esperas que te patee
cuando te caes, tal vez sea una de las pocas que te ayuden a levantarte.

Con el tiempo… comprenderás que madurar tiene más que ver con lo que
has aprendido de las experiencias, que con la cantidad de años vividos.

Descubrirás que hay mucho más de tus padres en ti de lo que pensabas.
Que nunca se debe decir a un niño que sus sueños son tonterías,
porque si te creyera sería una tragedia, porque le estarías robando la esperanza.

Aprenderás que cuando sientes rabia, estás experimentando
un estado emocional propio y que esto no te da derecho a ser cruel.

Descubrirás que sólo porque alguien no te ama de la forma que tú quieres,
no significa que no te ame con todo su corazón y que también hay personas que nos aman,
pero que no saben como demostrarlo…

No siempre es suficiente que los demás te perdonen,
algunas veces tendrás que aprender a perdonarte a ti mismo.

Con el tiempo… comprobarás que con la misma severidad con que juzgas,
también serás juzgado y hasta es posible que seas condenado.

Aprenderás que no importa en cuantos pedazos se partió tu corazón,
puedes estar seguro de que el mundo no se detendrá para que lo arregles.

Aprenderás que el tiempo no es algo que pueda volver hacia atrás,
por lo tanto, debes cultivar tu propio jardín y decorar tu alma,
en vez de esperar que alguien te traiga flores.

Con el tiempo… sabrás realmente lo que puedes soportar;
comprobarás que eres fuerte y que puedes ir mucho más lejos de lo que pensabas.

Entenderás que realmente la vida vale la pena cuando tienes el valor de enfrentarla.

Pero lo más importante, es que puedes experimentar que no tienes
que enfrentar la vida tú solo, porque Dios ha estado
y está a tu lado para acompañarte y darle sentido a todo lo que
has ido aprendiendo… con el tiempo.

Jorge Luis Borges

 

(Visited 3 times, 1 visits today)